He vuelto.

miércoles, junio 25, 2008

Volviendo a las 65 horas


Pensándolo bien, he cambiado de idea aunque no por los motivos que enuncian los derechosos del mundo. Tienen que poner esta medida. Todos a trabajar 65 horas semanales, ¡y más! ¡Hasta desfallecer! ¡Y sin cobrar un duro!

No. No me he vuelto loco.

¿Hace falta que me explique? ¿Es necesario que recuerde a tantos y tantos (la auténtica mayoría absoluta de este país) que pasan de la política pensando que es la distracción de cuatro ladrones o, peor aún, que defienden a una u otra posición política de boquilla? ¿Es necesario que recuerde que todo lo que cree la gente que es normal se ha conseguido a base de millones de litros de sangre honrada que se ha sacrificado inútilmente si vuelve la derecha a gobernar (PPSOE + clase alta), como ya está haciendo?

¿Que las ideologías han pasado de moda? Gilipolleces. Olvida los significados y lo olvidarás todo. Es lo que pretenden. "Eso de la lucha de clases no es más que una reliquia de un pasado violento, ahora el presente es El Corte Inglés".

Sí. Tengo mucho resentimiento hacia mi generación, y hacia mí mismo, por qué no decirlo.

Todos esos idiotas que ignoran sus derechos deberían trabajar todo eso y más. Y luego todos quieren acabar de funcionario, ¿cuántos hay cuyo sueño es vivir de Papá Estado? ¡A doblar la espalda hasta morir! Este país de aborregaos, de idiotas profundos hasta decir basta, ha elegido su destino. Y luego se atreverán a llorar cuando los grilletes nos destrocen manos y pies.

¡Ah! ¿Que hay alguien ahí? ¿Qué haces leyéndome? ¡Corre, corre! ¡Ve a ver el fútbol!
________________
PD: Y tú mirándome con cara rara cuando digo que quiero estudiar políticas.
PD: Y tú mirándome con cara rara cuando digo que no me gusta tu vida hedonista y superficial, fácil.
PD: Y tú mirándome con cara rara cuando digo que me interesa alguien más que yo.
PD: Y tú mirándome con cara rara cuando "¿por qué?" vive en mis labios y siempre le dejo salir.
PD: Y tantas miradas de caras raras, mezcla de desprecio y extrañeza. Tantas que ya ni recuerdo, si es que no sé ni por qué me molesto en escribir esto. Digo yo que alguien habrá por quien merezca la pena seguir...

(Imagen fusilada de aquí)

3 comentarios:

Isa(belyta) dijo...

Emmm... bueno... emm... a tí mejor no mirarte no? yo venia a reescribir sobre Sabina... "y sin embargo"... me he quedao' por el camino...
¿Resentimiento contra tu generación? Igual el bosque no te deja ver los árboles... Todavía quedamos algunos estúpidos con ideales... No dejes de creer.

Thehype dijo...

Sobre el gran timo del "calientamiento" global:
El trabajo del periodista es informar de manera rigurosa, objetiva e imparcial para que la sociedad obtenga los datos relevantes y pueda formarse su propia opinión.
Después de ver el documental me he dado cuenta que he estado faltando a muchos de estos principios. El periodista debe contrastar las opiniones, las informaciones y los hechos y, sobre todo, no dejarse influir por la corriente de pensamiento dominante aunque sea políticamente correcta; debe ser objetivo y superar sus prejuicios personales.
Como bien dice el documental los que defienden “el problema del cambio climático” han dado la espalda a los datos científicos que contradicen la teoría del calentamiento global. Será muy difícil depurar las informaciones, debido a que hay fuerzas políticas poderosas y es evidente que los medios de comunicación no contradecirán ni a los gobiernos ni a los grupos ecologistas, ya que, contra el calentamiento global, se han unido derecha e izquierda y esto hace que el problema del efecto invernadero sea una verdad universal e inamovible.

Vico dijo...

;)