He vuelto.

miércoles, junio 04, 2008

Necesidad

Los segundos escupen impaciencia, el ritmo cardíaco corre desbocado hacia el infarto por saturación de adrenalina. El destino cada vez más cerca, el aire me frena, el acelerador está al límite y noto el tiempo rompiéndose contra la luna de mi coche en forma de restos de exoesqueletos de insecto. Acelero, adelanto, destrozo el cuentakilómetros con ansiedad. La vida me va en ello, infringiendo la ley por necesidad. Veo la salida, salgo, giro, freno, "ceda el paso". Joder, llego tarde, no puedo más, necesito llegar, es algo animal, bajar los pantalones y hacerlo como si fuera la última vez que puedo.

Por fin llego, cierro la puerta del coche de un manotazo, activo la cerradura con el mando, corro. El veneno se expande y corre por mis venas, invadiéndolo todo. Todo mi yo se centra en un solo punto, provocando temblores en mis piernas, agitación en mi voz, sudores. Abro la gran puerta de cristal. Intento contenerme, nadie puede verme en este estado. No. Jamás. Recorro visualmente el habitáculo buscando el mágico pasillo que me lleve al Nirvana, me dirijo hacia él. Lo atravieso. Giro a la izquierda, entro en la habitación deseada. Otra puerta. La empujo. Soy todo necesidad. Mis manos fallan al desabrochar el botón, lo vuelvo a intentar. Lo consigo. Casi arranco la cremallera. Me contengo como puedo, ya casi está. Bajo los calzoncillos de un tirón, me acuerdo demasiado tarde de comprobar si algún hijo de puta ha dejado hecha unos zorros la tapa del inodoro. Da igual, ya ha llegado el momento; no puedo ni debo retrasarlo más. Abandona todo un universo mi bajo vientre, dejando en él el Vacío hindú. La Nada absoluta sacia mi intestino grueso, la conciencia se escapa de mí a cada constricción interna, sumiéndome en un estado semicomatoso más parecido al orgasmo que al alivio. Pierdo la noción del tiempo y del espacio, estoy paralizado, convertido en una Real Estatua en su trono de cerámica blanca y con una sonrisa bobalicona en la cara. Miro a mi derecha.

-Mierda. No hay papel.

2 comentarios:

Yhadax dijo...

jajajajaja

Creo que esa sensación la ha tenido que vivir todo ser humano habido y por haber, ahora entiendo tu insistencia por que leyera el relato, sabías que me gustaría... xD

Ale, con una sonrisa esbozada en la cara me voy a la cama, que ya es hora.

¡Cagón!

Isa(belyta) dijo...

Juasssss!

Como dicen por aqui... Excellent!!

Y q lo viejo no valía la pena...

Buag... me ha gustao más... q si hubiera sido la protagonista... Bueno no. :P