He vuelto.

lunes, junio 21, 2010

La auténtica felicidad

La auténtica felicidad consiste en ver tres tuppers rebosantes de comida: me tembló el pulso mientras abría la bolsa y veía lo que había cocinado mi madre.

Maldito Maslow.

3 comentarios:

Andy dijo...

Momento mágico, ¿eh?
Todavía me acuerdo cuando mi abuela me preparaba la comida de toda una semana =')
La vida después de eso es dura, ¡¡¡aprovéchalo!!!

María dijo...

Jajajajaj, pronto tendré ocasión de sentir esa auténtica felicidad.

Maslow no era tonto, no, desde luego.

PauReguera dijo...

tupper el que tiene tu vecina. tupper-sex