He vuelto.

jueves, enero 29, 2009

Monomanía

Lo mío roza ya la monomanía. Estoy en calzoncillos, rodeado de posos de café secos en el fondo de no se cuantos vasos y mirándome una cicatriz en el brazo que no recuerdo cómo me hice. Me duelen los ojos, supongo que los tendré rojos; y mi cerebro va a mil por hora pensando en las diferentes capas de abstracción mientras imagino cómo se reflejan sobre mis iris azules las palabritas de tres o cuatro colores diferentes que pinta el editor de texto.

Algún día acabaré el proyecto. O él acabará conmigo, ¿a cuánto van las apuestas?

4 comentarios:

Yhadax dijo...

Sinceramente, yo creo que "El Proyecto" (sí, con nombre propio) ya ha acabado contigo... ya no eres el que eras cuando fuiste lo que fuera que fueras... ahora eres "otro", un "otro" diferente al de antes, ahora llevas un compañero inseparable, ese que todos conocemos y ninguno entendemos, ays.

xoxo's

Vico dijo...

El Proyecto todo lo es, el alfa y el omega de la Cristiandad.

Creo que estoy sucumbiendo, cada día me gusta más esto. Maldita sea.

"xoxo's", ummm

[..La chica triste que te hacía reír..] dijo...

Apuesto por él, sin duda, que me impone más que tú.

Vico dijo...

Lo de "gracias" era porque me gustó tu texto, vi mucha vulnerabilidad y poco más se me ocurrió decir, la verdad.

Y el proyecto... bua! ahora por su culpa me levanto antes, me acuesto después y no hago siesta, vamos, peor que si estuviera con pareja.