He vuelto.

viernes, noviembre 07, 2008

Bobadas

No sé susurrar:

aúllo bajito, bajito. Sin aliento.

Sin aire.

Me duele al intentar gritar,

me aturrulla el dolor

que se produce

al vaciar mi cuaderno.

Mi voz se la lleva

la marea de ruidos,

las corrientes

(de mierda, joder, todo

es mierda. Todo. ¡Todo!

¿Es que no lo ves? ¿No

te das cuenta?)

convergentes.

Que me escuche quien quiera,

porque no todo lo que digo

está hecho con tinta de

frustración.

Y mientras otros,

para exorcizarse,

buscan putas

(o le meten sesenta hachazos

a su muñeca de porcelana. Es

lo mismo, simple cuestión de

perspectiva)

yo me dedico a hacer

lo que peor sé hacer:

eyacular bobadas

como quien se masturba

con una peli de amor

entre pornstars

jugando a lesbianas.

Que me lea quien quiera,

es fácil.

3 comentarios:

cucharilla dijo...

Es fácil leerte, sí. Hasta pudiéramos decir que grato :)

Vico dijo...

Gracias. Al final voy a tener que creerme eso de que escribo... bien.

ÓNIX dijo...

Yo te leo y me agrada.
Besos...