He vuelto.

domingo, marzo 14, 2010

tres horas

cuando duermes tres horas
en cincuenta
las palabras se convierten en herraduras
y las herraduras en nudos
y no sé qué es peor

alguien le cantó a la magdalena festa plena
¿por qué ayer fue diferente a hoy?

no lo sé

no lo puedo saber (sí quiero, sin embargo)

quiero pensar que es el sueño el que me hace tener
los ojos cerrados.
no es eso, ¿a quién quiero engañar?
nada tiene que ver ella, o que siempre
que la veía apareciera acompañada
por alguien.

pero me cuesta tanto tener los ojos abiertos
como si dios no quisiera
su contacto

la vida es cruel

como todo

5 comentarios:

María dijo...

Esto es una montaña rusa, a veces sube y otras muchas, baja.
Aunque el no dormir también influye...
Y ella, también.

Saludos, Vico.

Vico dijo...

uf, eso de no dormir, más alcohol, más estímulos es una bomba, que uno ya se hace mayor y acaba perdiendo el norte. Y ella siempre, da igual su cara y su nombre; incluso hasta puedes ser tú pero... los hilos se cruzan y descruzan con demasiada y rápida aleatoriedad.

espero que hayas tenido una buena magdalena, jeje

Andrea dijo...

La vida es MUY cruel... y bueno, la resaca no ayuda a verla con mejores ojos... y encima con mujeres de por medio, con lo molestas que somos... ;)

Un beset ^^

María dijo...

Sí... no me quejo. Tú tampoco, no? jaja.

Vico dijo...

Andrea: sí, demasiado; o eres listo y cabrón o acaba dándote por culo. Y yo no soy ni listo ni cabrón.

María: Bueno... han habido grandes días, y días muy, pero que muy extraños. creo que se podría escribir un buen relato de el último fin de semana.