He vuelto.

miércoles, marzo 18, 2009

Mañana concierto

Mañana (u hoy) concierto y yo pensando en mujeres. Sí, joder, pasado revuelto en sueños de cristal. Sin fin. No me gustan los recuerdos porque por definición tan solo sirven para recordar, pero son casi las cinco de la mañana y no tengo ganas de acostarme (aunque sé que en el mismo momento en el que toque las sábanas me dormiré). Es duro dormir solo. Después de tanto tiempo ya casi ni recuerdo lo que es tener más calor que el proporcionado por las mantas (simple rebufo del mío propio) y con la persiana bien arriba para recoger la poca luz que llega desde la calle. Mujeres. Con sus cuerpos turgentes y su olor a... mujer. Tango epitelial. Ni idea de lo que supone todo esto, es como si el universo se fragmentara en dos, desde mi cabeza, a una parte el pasado, a otra el futuro y en medio, sangrante, el presente añorando un cuerpo femenino. Mis ojos cansados ya no pueden ni formar las imágenes de mis recuerdos, de las rubias, de las morenas, de las pelirrojas, de todas y cada una. Esta tarde no pude recordar el nombre de una de ellas y sentí morir algo dentro de mí. No recordar a una amanate. No recordar la etiqueta abstracta de una chica a la que le produje un orgasmo. Para mí una persona no vale más que lo que es capaz de hacer y generar orgasmos en mujeres es una habilidad que tengo en cuenta. Olvidar su nombre es como olvidar sus gritos de placer, es como olvidar la propia identidad de uno convertida en simple objeto, útil generador, fuente de calor femenino. Para eso sirven los varones, para hacer correrse a las mujeres, ellas lo saben, nosotros lo sabemos pero todos hacemos como si fuera al revés.

Será mejor que piense en el concierto de mañana. Buenas noches.

2 comentarios:

Yhadax dijo...

Estás todos los días de concierto... ya te vale

Vico dijo...

No, solo el miércoles pasado. Es que me da pereza actualizar...