He vuelto.

sábado, enero 15, 2011

silencio

Las palabras matan,
como las ideas y los pensamientos,
mientras el corazón de la condición humana
llora desconsoladamente,
preso de la más profunda inanición.

Como los billetes de la fábrica
de moneda y timbre -que quedó obsoleta
y a nadie le importa-
que pronto se caerá, ruinosa,
pasando a ser un recuerdo
del que usó la palabra.

Las armas son simples herramientas.

Las miradas matan y el papel con tu nombre
es un certificado de defunción preventivo.

Como el miedo que guía hoy el subconsciente,
es el motor de la muerte,
como tus silencios cada vez que te miro
y me doy cuenta de que se ha acabado.


(uhm, qué emo me ha quedado al final)

2 comentarios:

María dijo...

¿Desde cuándo haces comentarios aparte?

vicente dijo...

desde que quiero ;-)