He vuelto.

jueves, agosto 12, 2010

¡vete al infierno!



le saqué los ojos a un conejo,
tuve una erección.
simula el día tener concejo,
¿y si la noche con su acción
destroza el sentido común?
No quiero ir a Cancún,
prefiero pasar mis vacaciones
en el matadero
mirando cómo las nociones
de lo imperecedero
se desangran bajo los anos
de estreñidos canos.

por suerte siempre queda
alguna mujer,
aunque sea por una moneda
de cariño por placer;
pero siempre es lo mismo,
el mismo cataclismo,
la misma cabeza sin ojos
cubierta por lagrimones rojos.
no me lo quiero creer.
¡joder,
que me corro con una mirada
sensual y desgarrada!
azul o dorada,
o un susurro de madrugada
pero eso se ha perdido
antes de que fuera parido
y luego quieren sentido
y sexo consentido:
amor eterno,
¡vete al infierno!

4 comentarios:

María dijo...

A ver qué culpa tiene el conejo, tan lindo, tan mimoso, tan mono (? -pero si era un conejo-), tan cariñoso y falto de amor etern... ah vale, ya sé. Putos conejos.

Andy dijo...

Bueno... cada uno disfruta de sus vacaciones cómo y dónde puede y el turismo sexual está de moda, dicen xD

Así, con fuerza, cómo a mi me gusta :P

Un beset!

vicente dijo...

Muchas gracias por leerme y comentar, chicas.

@María: tiene la culpa de existir. ¿y? ¿acaso tiene culpa el hambriento, el abandonado, el herido y el exiliado?

@andy: sí, me ha quedado un pelín agresivo. ¡a mí también me gusta!

Maat dijo...

Vuelta a las andadas... con fuerza y politicamente incorrecto, me encanta!

Un beso!